Si te digo que los beneficios del aceite de coco son tan numerosos que podría escribir un papiro lo mismo piensas, “claro, porque no eres objetiva y te gusta más el aceite de coco que a mí unas vacaciones en el Caribe”. ¡Ah! por eso no voy a ser yo quien te lo diga, más que nada porque existen más de 1.500 estudios que afirman que el aceite de coco es uno de los alimentos más saludables del mundo mundial. ¡Aja! ahora la cosa cambia…En este post voy a intentar explicar en qué radica todo su potencial y te voy a hablar de 20 de los tropecientos beneficios que tiene, ¿preparada?

Para entender los beneficios del aceite de coco es necesario conocer, aunque sea dando unas sencillas pinceladas, su información nutricional y porque su composición encumbra al aceite de coco en el altar de los superalimentos.

Ácidos grasos del aceite de coco

 

El “core” del aceite de coco lo compone los llamados ácidos grasos de cadena media (AGCM), denominadas popularmente como grasas saludables. Como el término “grasas” tiene una carga tan despectiva, hay que añadirle un adjetivo muy guay como “saludable” para que nos demos cuenta de todo lo que estos ácidos hacen por nosotras.

¿En qué consisten los ácidos grasos de cadena media?

ácidos grasos del aceite de coco

Los ácidos grasos son una fuente de energía perfecta, ya que solo necesitan de 3 pasos para convertirse en combustible frente al proceso compuesto por 26 pasos que debe realizar otro tipo de grasas. Vamos, que te lo tomas y en menos de lo que tardas en atarte las zapatillas para irte a andar, a correr o a montar en bicicleta tu cuerpo ya tiene energía suficiente para realizar un entreno memorable.

La rapidez en la absorción permite que, por ejemplo, sea más fácil de digerir y no se almacene fácilmente como grasa.

Estas grasas saludables incluyen:

 

Ácido caprílico:

 

Desde el punto de vista más técnico, el ácido caprílico contiene ocho átomos de carbono, pero como creo que esto nos deja más o menos igual, mejor te cuento que tiene propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas y anti-inflamatorias, ¡casi nada!

 

Dado que el aceite de coco es rico en ácidos grasos de cadena media, esto quiere decir que las mismas propiedades que se le confiere al ácido caprílico las tiene la manteca de coco. Así, se le ha relacionado con la prevención de infecciones urinarias, de la vejiga, virus de Candida, infecciones orales como gingivitis y muchas otras.

 

Aunque aún es necesario realizar más estudios para confirmar sus posibles usos, la investigación realizada hasta el momento sugiere que el ácido caprílico tiene potencial para combatir la inflamación, el cáncer, el deterioro cognitivo relacionado con la edad, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, el autismo y los problemas circulatorios.

 

Particularmente considero que su uso ya es aconsejado simplemente por las propiedades mencionadas anteriormente y ya confirmadas.

 

Ácido láurico:

 

Éste es la guinda del pastel; la corona del aceite de coco, la razón que le convierte en un alimento sin igual. Pero, ¿por qué? Porque el coco es la única fuente saludable sobre la faz de la tierra que contiene ácido laúrico.

 

El ácido laúrico es conocido por sus propiedades antimicrobianas, ya que es el precursor de la monolaurina, un formidable agente antimicrobiano capaz de combatir las infecciones bacterianas y los virus. En el proceso de digestión, determinadas enzimas del tracto digestivo  forman el poderoso tipo de monoglicérido llamado monolaurina.

 

Imaginaros una batalla en vuestro cuerpo, al estilo de “érase una vez la vida”. Por una parte el ácido laúrico lucha contra la enfermedad ya presente y por otra la monolaurina inhibe el crecimiento de los patógenos. Un 2x1 para echar a patadas a los “malos” de tu cuerpo. Durante siglos el coco se ha utilizado en tratamientos de infecciones virales como la gripe resfriado común, infecciones por levaduras, herpes labial y herpes genital.

 

Ácido cáprico 

El aceite de coco es una de las fuentes más ricas de ácido cáprico. Si bien el ácido laúrico y la monolaurina son los ácidos grasos más poderosos en su función antibacteriana, no hay que desdeñar para nada las propiedades del ácido cáprico y su monoglicérido, la monocaprina.  Lo bueno es que ambos se encuentran en un mismo alimento, nuestro querido amigo el aceite de coco.

 

Estudios han confirmado que el ácido cáprico es muy potente para tratar la Candida Albicans. Además, se han realizado otras investigaciones para desarrollar un posible tratamiento del virus del sida (VIH) y de la enfermedad de la vesícula biliar.

 

Igualmente, los ácidos cáprico (7%) y láurico (48%) aumentan la capacidad del páncreas de secretar insulina y son capaces, junto al ácido linoleico (2%), también presente en el aceite de coco, de desactivar un parásito intestinal llamado giardia lamblia.

 

Más allá de su función antibacteriana se utiliza en la industria de alimentos, como agente antiespumante y agente de sabor, así como en la fabricación de perfumes, medicamentos, tintes, etc.

 

SANO, NATURAL Y COCONUDO

 

Amigas coconudas,  os voy a dar 20 razones para que os vayáis a comprar un tarro de este poderoso alimento si es que aún os quedan dudas.

Según la investigación científica, el aceite de coco aporta al cuerpo los siguientes beneficios:

 

1. Cura las infecciones urinarias y renales y protege el hígado

Los ácidos grasos de cadena media funcionan como un anitibiótico natural, ya que impiden el crecimiento de los patógenos y los mata. Asimismo, un estudio muestra que el aceite de coco protege el hígado.

Incluso el agua de coco ayuda a hidratar y a completar el proceso de curación.

 

2. Potente antibacteriano, antifúngico y antiviral

Numerosas enfermedades se deben al crecimiento desmesurado de bacterias malas,  de los hongos, de los virus y de los parásitos en el cuerpo. Ahora bien, como mencionaba líneas más arriba, todos estos patógenos lo tienen crudo con el aceite de coco.

Mientras que el azúcar alimenta el desarrollo de células malas -éstas son unas golosas y se pirran por el azúcar- el aceite de coco las ataca e impiden su crecimiento. Si estás enferma, elimina el azúcar de tu dieta (si no estás enferma te aconsejo que también)e introduce aceite de coco y consume mucha verdura. El objetivo es alcalinizar tu cuerpo.

 

3. Mejora los problemas de la piel (quemaduras, eccema, caspa, dermatitis y psoriasis)

El aceite de coco es extraordinario para la piel además de que trata muchos trastornos de la misma.

Los ácidos grasos caprílico y láurico reducen la inflamación de nuestro cuerpo de forma interna y externa y nos hidrata. Además, la manteca de coco posee muchos antioxidantes y propiedades antimicrobianas que regulan las fuentes que pueden causar las afecciones de la piel.

 

4. Previene la Osteoporosis

El estrés oxidativo y los radicales libres son los dos mayores responsables de la osteoporosis. El aceite de coco tiene niveles muy altos de antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres, convirtiéndose en un tratamiento natural muy potente frente a la osteoporosis.

Además, el aceite de coco aumenta la absorción del calcio en el intestino. Las investigaciones realizadas han concluido que el uso de este aceite vegetal además de aumentar el volumen y la estructura del hueso, también disminuye la pérdida ósea debido a esta enfermedad.

 

 

5. Tratamiento natural probado de la enfermedad de Alzheimer

La digestión de los ácidos grasos de cadena media por el hígado crea cetonas, que proporcionan energía al cerebro sin necesidad de insulina para procesar la glucosa en energía.

Investigaciones recientes han demostrado que dado que el cerebro de un paciente de Alzheimer ha perdido la capacidad de producir su propia insulina, las cetinas de aceite de coco podrían ser una fuente alternativa de energía para ayudar a reparar la función cerebral.

 

 

6. Anti-envejecimiento

Como el aceite de coco tiene altos niveles de antioxidantes, ayuda a retardar el envejecimiento de órganos y de la piel reduciendo el estrés en el hígado y el estrés oxidativo.

 

7. Infecciones por Cándida y Levadura

El ácido cáprico y el ácido láurico presentes en el aceite de coco le convierten en un tratamiento natural eficaz para la cándida albicans e infecciones por hongos.

 

8. Pierde grasa corporal y desarrolla músculo

Los ácidos grasos de cadena media no solo son buenos para quemar grasa, también son perfectos para la construcción de músculo.

Muchos de los suplementos deportivos para ganar músculo utilizan formas procesadas de este tipo de ácidos grasos. Es mucho más saludable y natural incluir cucharada de aceite de coco virgen extra o aceite de coco orgánico en la dieta diaria.

 

9. Ayuda a bajar de peso

Un estudio reciente concluyó que ingerir entre 15 y 30 gramos diarios de ácidos grasos de cadena media puede acelerar nuestro metabolismo hasta en un 5%, o lo que es lo mismo, unas 120 kcal para la mayor parte de las personas.

Muchas personas se preguntan si el aceite de coco engorda o adelgaza. Pues bien, el aceite de coco ayuda a quemar las grasas, disminuir el apetito e incluso es especialmente útil para la pérdida de grasa de la zona abdominal.

Aunque puede sonar un poco raro que una grasa ayude a quemar grasas, no debemos olvidar que hablamos de triglicéridos de cadena media, que controlan una gran variedad de procesos fisiológicos. Así, por ejemplo, se mejora la función tiroidea, ayuda a la disminuir la frecuencia cardíaca en reposo y ayuda al cuerpo a combustionar grasa para obtener energía.

 

10. Previene la gingivitis y la caries dental

El aceite de coco, dadas sus propiedades antibacterianas, ayuda a limpiar la boca de bacterias y a curar la enfermedad periodontal. Si tienes problemas con las encias, prueba a enjuagar con aceite de coco. Eliminar las bacterias orales disminuye en gran medida el riesgo de enfermedad periodontal .

 

11. Reduce los síntomas de la enfermedad de la vesícula biliar y la pancreatitis

Los ácidos grasos de cadena media del aceite de coco no necesitan las enzimas pancreáticas para ser procesados, factor que alivia la presión sobre el páncreas. Además, son tan fáciles de digerir que mejoran los síntomas de la vesícula biliar.

 

12. Mejora la digestión. reduce las úlceras de estómago y la colitis ulcerosa

Al ser fácilmente digerible ayuda al cuerpo a absorber vitaminas liposolubles, calcio y magnesio. Si se toma, además, junto a ácidos grasos omega-3 (como brocoli, col rizada, sardinas, semillas de lino, nueces…) aumenta su eficacia ya que están listos para ser digeridos y utilizados por el cuerpo.

 

13. Previene la enfermedad cardíaca y la presión arterial alta

El aceite de coco es rico en grasas saturadas naturales y las grasas saturadas, además de aumentar el conocido colesterol saludable, ayuda a convertir el colesterol malo en colesterol bueno. Esto permite reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y a promover la salud del corazón.

 

14. Reduce la inflamación y la artitris

Sus altos niveles de antioxidantes le convierten en un analgésico natural y antiinflamatorio, reduciendo la inflamación y la artritis.

 

15. Mejora la memoria y la función cerebral

Como los ácidos grasos de cadena media son absorbidos fácilmente y el cerebro no necesita de insulina para procesarlos, los triglicéridos son capaces de alimentar las células cerebrales de manera más eficiente, mejorando la memoria y la función cerebral.

 

16. Mejora la energía y la resistencia

El aceite de coco es fácil de digerir y al mismo tiempo produce una energía sostenida más larga y aumenta su metabolismo. Por esta razón, hoy en día muchos triatletas utilizan el aceite de coco como fuente de energía durante el entrenamiento y para eventos deportivos de larga distancia.

 

Si quieres beneficiarte de esta increíble fuente de energía, mezcla una cucharada de aceite de coco puro, una de miel cruda y una de semillas de chía y toma la combinación 30 minutos antes del ejercicio. Además, echa un vistazo a  estos siete desayunos sanos para deportistas ¡y a superar retos!

 

17. Mejora la diabetes tipo II

Cuando las células no responden a la insulina que bombea el páncreas y no toman glucosa para obtener energía, se consideran resistentes a la insulina. Debido a este desequilibrio, el páncreas bombea más insulina para compensar, creándose un ciclo de sobreproducción. Por lo tanto, la resistencia a la insulina es el precursor de la diabetes tipo II.

Los triglicéridos de cadena media presentes en el aceite de coco son una fuente de energía alternativa que no dependen de las reacciones de  glucosa. Promueven un proceso digestivo saludable y eliminan tensión al páncreas.

 

18. Aceite de coco para el cabello: mejora su salud

El aceite de coco tiene los ácidos grasos esenciales para devolver a tu cabello suavidad, brillo y equilibrar el cuero cabelludo. Incluso si tienes caspa, el aceite de coco te puede ayudar de manera natural a terminar con este problema.

En este otro post te explico con detalle cómo fabricar de manera sencilla mascarillas para el pelo con aceite de coco.

 

19. Aceite de coco para el equilibrio hormonal

Estudios han encontrado que el aceite de coco puede ser una grasa excelente para consumir durante la menopausia además de tener efectos positivos sobre los niveles de estrógenos.

 

20. Las poblaciones que comen mucho aceite de coco son de las más saludables

Más de un tercio de la población de todo el mundo lleva consumiendo coco y aceite de coco durante siglos, aunque en Occidente estamos despertando a su consumo hace relativamente poco y solo personas que se preocupan por su salud se interesan por las propiedades de este super alimento.

Las poblaciones que gozan de una gran salud son fieles consumidores del aceite de coco y del coco. El ejemplo más descriptivo lo encontramos en quienes viven en el Pacífico Sur, concretamente la tribu de los Tokeluanos, que consumen un 60% de sus calorías diaria procedentes del coco y son los mayores consumidores de grasa saturada en el mundo.

Estas personas gozan de una salud formidable y no tienen ni idea de lo que es una enfermedad cardiaca.

 

¿Aún dudas de los beneficios del aceite de coco?

En este post te he contado 20 beneficios tan potentes que si aún no tienes un tarro en tu casa no sé a qué estás esperando.  El aceite de coco es un super alimento que nos aporta beneficios internamente y externamente.

Si quieres cuidar tu salud es perfecto porque además es totalmente natural, sin artificios ni procedimientos químicos, muy agresivos para nuestro cuerpo.

Aunque en el pasado se le ha demonizado por ser rico en grasas saturadas -y en la actualidad le siguen lloviendo palos- , las grasas saturadas de cadena media, como hemos podido descubrir a lo largo de todo el artículo, son necesarias y nos ayudan en nuestro cuidado diario. Además, el reciente macroestudio PURE habla de la necesidad y beneficios de estas grasas. Así que amiga coconuda, haz como yo y alíate con el aceite de coco.

Te voy a confesar un secreto. Cada noche, después de la ducha termino con un suave masaje con aceite de coco en las piernas y alrededor del contorno de los ojos y mi piel se siente suave e hidratada.

Y tú, ¿Consumes aceite de coco a diario? ¿qué beneficios has notado? ¿para que lo utilizas? ¿qué otros beneficios podríamos incluir en esta larga lista?

 

 

 

FUENTES DE REFERENCIA:

https://draxe.com/coconut-oil-benefits/

https://www.bbcgoodfood.com/howto/guide/health-benefits-coconut-oil

 

 

¡BENEFICIATE DEL ACEITE DE COCO, ES UN REGALO DE LA NATURALEZA!

¡MUCHAS GRACIAS POR VISITARNOS!

¡MUCHAS GRACIAS POR VISITARNOS!

 

Suscríbete a nuestro blog

¡Disfruta tu EBOOK CON 7 RECETAS COCONUDAS!

 

 

 

¡Estás un pasito más cerca de hacerte coconuda! Mira en tu bandeja de entrada :)